9 remedios caseros eficaces para tratar el hígado graso de forma natural

¿Le han diagnosticado hígado graso? ¿Se pregunta qué es y cuáles son sus consecuencias? ¡Bien, estas en el lugar correcto! La enfermedad del hígado graso, como dice el término, consiste en tener más depósitos de grasa que los niveles normales en el hígado. El problema ocurre durante un período de tiempo y, cuando se descuida, puede provocar problemas de salud graves. Afortunadamente, existen muchos remedios caseros para el hígado graso que pueden revertir la afección y reducir los riesgos asociados con la enfermedad.

Antes de aprender sobre estos remedios caseros para el hígado graso, primero comprendamos qué es el hígado graso, sus riesgos asociados, grados y otra información importante.

TOC:

  • ¿Qué es el hígado graso?
  • ¿Cuáles son los dos tipos de enfermedad del hígado graso?
  • ¿Cuáles son los grados de hígado graso?
  • ¿Cómo se identifica el hígado graso?
  • ¿Es peligroso el hígado graso?
  • Los 9 mejores remedios caseros efectivos para el hígado graso
  • Cambios en el estilo de vida para prevenir el hígado graso
  • Alimentos para comer y evitar para el hígado graso
  • ¿Cuándo debe consultar al médico por hígado graso?
  • Preguntas más frecuentes

remedios caseros para el hígado graso



¿Qué es el hígado graso?

El hígado graso, también llamado esteatosis hepática, es una afección en la que hay una acumulación excesiva de grasa en el hígado. Estos depósitos interfieren con el funcionamiento normal del hígado y ralentizan la producción de insulina o bilis necesaria para el cuerpo. En casos extremos, su hígado puede sufrir cicatrices permanentes y, finalmente, insuficiencia hepática, lo que lleva a una afección irreversible y potencialmente mortal llamada cirrosis hepática.

¿Cuáles son los dos tipos de enfermedad del hígado graso?

Hay dos tipos de enfermedad del hígado graso: la enfermedad del hígado graso no alcohólico y la enfermedad del hígado graso alcohólico.

1. Enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFD):

Esta es una condición en la que el hígado graso no ocurre debido al alcohol. La NAFD puede ser de dos tipos: hígado graso simple, en el que la acumulación de grasa es inofensiva y esteatohepatitis no alcohólica (NASH), en el que la inflamación del hígado puede provocar cirrosis o cáncer.

2. Enfermedad del hígado graso alcohólico:

Esta condición también se llama esteatohepatitis alcohólica, en la que la razón principal del hígado graso es el consumo excesivo de alcohol. En el proceso de descomposición del alcohol en el cuerpo, se liberan sustancias tóxicas que dañan las células del hígado y causan inflamación.

¿Cuáles son los grados de hígado graso?

La enfermedad del hígado graso tiene cuatro grados o etapas diferentes, que están asociados con diferentes síntomas y riesgos.

1. Grado 1 (esteatosis):

Esto se llama hígado graso simple, en el que el exceso de células grasas cubren el hígado, pero no suponen ningún daño.

2. Grado 2 (NASH):

Esta es una condición levemente peligrosa en la que se nota inflamación en el hígado. Sin embargo, esto se puede curar en la etapa inicial y, a medida que avanza, puede ser irreversible. Los pacientes con hígado graso de grado 2 pueden experimentar un dolor sordo en el lado derecho del abdomen.

3. Grado 3 (fibrosis):

En esta etapa, algunos de los tejidos hepáticos sanos se reemplazan con tejido fibroso que puede conducir al funcionamiento parcial del órgano.

4. Grado 4 (cirrosis):

Esta es una etapa peligrosa en la que el tamaño del hígado se reduce y se llena de grupos de células hepáticas. Esta etapa irreversible progresa a insuficiencia hepática completa durante un período de tiempo.

¿Cómo se identifica el hígado graso?

El hígado graso se diagnostica mediante exámenes de detección físicos y exámenes de sangre. También se tiene en cuenta el historial médico previo. Si bien muchos pacientes con hígado graso simple pueden no tener ningún síntoma, en etapas avanzadas, esta afección puede presentar ciertas complicaciones de salud como:

  • Ictericia
  • Ascitis y edema
  • Dolor severo
  • Hepatitis

¿Es peligroso el hígado graso?

Un hígado graso simple en sus primeras etapas es benigno y puede no presentar riesgos importantes. Sin embargo, el hígado graso avanzado puede presentar graves riesgos para la salud, que incluyen:

  • Diabetes.
  • Ictericia.
  • Hemorragia gastrointestinal.
  • Cirrosis hepática.
  • La insuficiencia hepática.
  • Cáncer de hígado.

Las causas extremas de cirrosis hepática son bastante peligrosas y, en última instancia, pueden provocar la muerte.

Ver también: Causas y síntomas del hígado graso

Los 9 mejores remedios caseros efectivos para el hígado graso:

Hay muchos remedios naturales para el hígado graso que utilizan ingredientes simples y cotidianos. Seguirlos, junto con el medicamento recetado, puede traer resultados positivos y acelerar los resultados de su tratamiento:

1. Vinagre de sidra de manzana:

El vinagre de sidra de manzana es uno de los mejores remedios caseros para curar el hígado graso, gracias a sus increíbles propiedades desintoxicantes. El ACV funciona eliminando las toxinas dañinas del hígado, que interrumpen su funcionamiento. Un estudio revela que el vinagre de sidra de manzana puede causar pérdida de peso y una reducción significativa en los niveles de perfil de lípidos en la sangre ( 1 ). También puede reducir la inflamación y promueve la salud general del hígado.

Que necesitas:

  • Vinagre de sidra de manzana - 1 cucharada.
  • Agua tibia - 1 taza.

Cómo tomar:

  • Agregue ACV a una taza de agua tibia.
  • Bébalo todos los días por la mañana.

Precauciones:

  • Demasiado ACV puede provocar quemaduras de estómago. ¡Cuidado con la cantidad!

2. Limón:

El limón es otro de los mejores remedios naturales para el hígado graso alcohólico. Un estudio ha revelado los asombrosos beneficios del limón para reducir los efectos nocivos de esta enfermedad. Se sabe que el limón tiene un efecto hepatoprotector sobre el hígado graso inducido por el alcohol y ayuda a reducir los niveles del perfil lipídico ( 2 ). Además, es rico en vitamina C, que es un poderoso antioxidante que puede prevenir el daño de los radicales libres en las células del hígado.

Que necesitas:

  • Medio limón.
  • Agua - 1 taza.
  • Miel - 1 cucharada (opcional).

Cómo hacer:

  • Extrae el jugo de media lima.
  • Agrega un poco de agua y miel.
  • Para obtener los mejores beneficios, bébalo temprano en la mañana.

Efectos secundarios:

  • El jugo de limón puede provocar acidez. Por lo tanto, si tiene un estómago sensible, ¡manténgase alejado de él!

Ver también: Mejores formas de mantener el hígado sano

3. Cúrcuma:

La cúrcuma es uno de los mejores remedios caseros indios para el hígado graso. Contiene una sustancia química llamada curcumina que puede proteger las células del hígado de la EHGNA (enfermedad del hígado graso no alcohólico) cuando se toma en las dosis recomendadas ( 3 ). Las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes de este ingrediente pueden reducir la inflamación de las células del hígado y prevenir el estrés oxidativo al combatir los radicales libres.

Que necesitas:

  • Cúrcuma - 1 pizca.
  • Agua - 1 Vaso.
  • Limón - 1 cucharada (opcional).

Cómo hacer:

  • Hervir un poco de agua y agregar una pizca de cúrcuma.
  • Incluso puedes una pizca de jugo de limón.
  • Sírvelo caliente.
  • Consúmelo a primera hora de la mañana para obtener mejores resultados.

Efectos secundarios:

  • La cúrcuma puede provocar un sobrecalentamiento en el cuerpo y provocar forúnculos. No consumir en exceso.

4. Grosella espinosa india:

La grosella espinosa india o Amla es el mejor remedio ayurvédico para el hígado graso. Al ser una rica fuente de vitamina C, la fruta antioxidante ayuda a limpiar el hígado de toxinas y lo protege de daños mayores. Según un estudio, Amla contiene un fotoquímico llamado Quercetinm que puede reducir el estrés oxidativo en las células del hígado y proteger al órgano de la enfermedad del hígado graso inducida por el alcohol ( 4 ). Amla también tiene muchas enzimas que pueden frenar las células grasas y promover una mejor digestión.

Que necesitas:

  • Amla - 2 o 3 medianos.
  • Agua - 1 Vaso.

Cómo tomar:

  • Corta Amla en trozos pequeños y desecha las semillas.
  • Licuarlos con un poco de agua y extraer el jugo.
  • Diluya este jugo en un vaso de agua tibia.

Efectos secundarios:

  • La ingesta excesiva de Amla puede provocar acidez y trastornos estomacales.

5. Canela:

La canela es uno de los remedios naturales más eficaces para la enfermedad del hígado graso. Se realizó una investigación para demostrar la eficacia de la canela, en la que se administraron 1,5 g de esta especia a pacientes durante 12 semanas, que han mostrado una reducción de la resistencia a la insulina e hiperlipidemia (demasiados lípidos en la sangre) ( 5 ). Las fuertes propiedades antiinflamatorias de este agente reducen la inflamación del hígado causada por el consumo excesivo de alcohol.

Que necesitas:

  • Palitos de canela - 2 o 3.
  • Agua - 1 Vaso.

Cómo tomar:

  • Agregue algunas ramas de canela al agua hirviendo.
  • Espere 2-3 minutos y cuele el líquido.
  • Sírvelo caliente y bebe este té temprano en la mañana para obtener los mejores beneficios.

Efectos secundarios:

  • La canela puede provocar la sensación de ardor cuando se ingiere en exceso.

6. Cardo mariano:

Uno de los remedios caseros a base de hierbas para tratar el hígado graso es el cardo mariano. También llamada silimarina, esta hierba tiene efectos hepatoprotectores que benefician a los pacientes que padecen la enfermedad. Un estudio de 2014 sugiere que el cardo mariano puede inhibir los radicales libres que conducen a la toxicidad con sus poderosos antioxidantes y flavonoides ( 6 ). Además, Milk Thistle ayuda en la producción de enzimas que desintoxican el hígado. Sin embargo, debe seguir el consejo de un médico antes de consumirlo.

NOTA:Milk Thistle está disponible en forma de cápsulas y polvo. Use según lo recomendado por un experto.

7. Semillas de lino:

Las semillas de lino no solo son buenas para la digestión, sino que también ofrecen protección contra el hígado graso. Según un estudio, las semillas de lino han mostrado una mejora en pacientes que padecen NAFLD al reducir el peso, los niveles de lípidos en sangre, la resistencia a la insulina y los tejidos inflamatorios ( 7 ). Además, las semillas de lino son una rica fuente de ácidos grasos que combaten el estrés oxidativo en las células y reducen el daño hepático. No es de extrañar por qué se considera como uno de los mejores remedios caseros para la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Cómo tomar:

  • Las semillas de lino se pueden consumir en forma de polvo o semillas enteras.
  • Puede tomarlos con agua o espolvorear un poco en sus ensaladas para mejorar el sabor y los beneficios para la salud.

8. Té verde:

El té verde es una bebida saludable y también la mejor cura natural para el hígado graso. Según un estudio, se descubrió que el té verde es eficaz para reducir las enzimas hepáticas y la inflamación en el órgano, cuando se combina con otros suplementos ( 8 ). Los expertos atribuyen esto a la gran cantidad de polifenoles y flavonoides en el té verde, que reducen el estrés oxidativo y el contenido total de grasa en el cuerpo.

Que necesitas:

  • Té verde - 1 bolsa.
  • Agua - 1 taza.

Cómo hacer:

  • Hervir 1 taza de agua.
  • Sumerja una bolsita de té verde y déjela reposar durante 2-3 minutos.
  • Retirar la bolsa y consumir el líquido mientras esté caliente.
  • Puede agregar un poco de limón o miel para darle sabor y beneficios adicionales.

Precaución: Limite su consumo a solo 2-3 tazas por día, ya que la cantidad en exceso puede provocar problemas gastrointestinales.

9. Té de diente de león:

El diente de león es una mala hierba de jardín que se encuentra comúnmente y que tiene flores amarillas. Estudios recientes muestran que el té de diente de león puede tratar la enfermedad del hígado graso no alcohólico inducida por una dieta alta en grasas ( 9 ). Esto se debe a que los dientes de león contienen poderosos compuestos bioactivos que pueden reducir los niveles de colesterol en el cuerpo. Además, ciertos antioxidantes como el betacaroteno presentes en este agente pueden reducir el daño celular. Otros estudios revelan que el diente de león tiene químicos antiinflamatorios que pueden reducir la inflamación en el hígado. Es por eso que se considera uno de los remedios caseros para reducir el hígado graso.

Que necesitas:

  • Flores de diente de león - 4-5.
  • Agua - 1 taza.

Cómo hacer:

  • Agregue flores de diente de león al agua hirviendo.
  • Déjelo por 1-2 minutos.
  • Colar y consumir el líquido.

Precaución:Se sabe que el diente de león causa reacciones alérgicas en algunas personas. Compruebe siempre su idoneidad antes de consumirlo.

Cambios en el estilo de vida para prevenir el hígado graso:

Además de seguir estos remedios caseros para el hígado graso, también debe realizar ciertos cambios en el estilo de vida para reducir la gravedad de su afección. Siga leyendo para conocerlos en detalle:

1. Reduzca sus niveles de colesterol:

Consuma alimentos con bajo contenido de colesterol. Una dieta saludable también lo ayudará con sus problemas hepáticos. Además, mantener un nivel adecuado de colesterol lo mantendrá en forma y será un remedio casero eficaz no solo para la grasa del hígado sino también para otros problemas corporales.

2. Beba la cantidad de agua necesaria:

Un remedio casero sencillo, fácil y muy eficaz para el tratamiento del hígado graso es tomar unos 10-12 vasos de agua. El agua es un limpiador natural para los órganos y elimina las toxinas y la suciedad a la perfección, además de mejorar el flujo sanguíneo e hidratar bien el cuerpo. También hay evidencia suficiente para demostrar que beber agua rica en hidrógeno puede reducir la acumulación de grasa en el hígado y reducir el peso corporal ( 10 ).

3. Haga ejercicio con regularidad:

El ejercicio es la clave para mantenerse en forma. Sal de tu casa y da un paseo. No seas perezoso, involúcrate en algunas actividades que te mantendrán en forma. Sin comer nada, este remedio de entrenamiento lo ayudará efectivamente con su condición hepática. Haga ejercicio con regularidad y reduzca casi todo tipo de problemas de salud.

4. Evite los alimentos azucarados:

Minimice su consumo de azúcar si tiene problemas de hígado graso. El azúcar es una de las cosas dañinas que puede comer en este momento. No es necesario consumir totalmente el azúcar. Minimizar el consumo de azúcar también funcionará. Deje de comer demasiados postres o alimentos con alto contenido de conservantes en azúcar para minimizar la gravedad de la enfermedad del hígado graso.

5. Di no a la comida chatarra:

Según muchos estudios, se ha visto que una de las principales razones detrás del exceso de grasa en el hígado es el consumo de comidas rápidas. La comida chatarra o la comida rápida están cargados de colesterol malo que perjudica su salud. Más bien, pueden ser la razón de muchos otros problemas, como malestar estomacal. Intente comer cosas frescas y naturales como frutas y verduras para tratar la enfermedad del hígado. Este es uno de los mejores remedios caseros para el hígado graso.

Alimentos para comer y evitar para el hígado graso:

La dieta juega un papel importante en el manejo de la enfermedad del hígado graso. Aquí hay una lista de alimentos para comer y alimentos de los que debe mantenerse alejado cuando tiene esta afección:

Alimentos para comer para el hígado graso:

1. Ajo:

Muchos estudios han demostrado que comer ajo puede ayudar a reducir la grasa en el cuerpo, lo cual es muy importante para reducir la gravedad de la enfermedad del hígado graso no alcohólico ( 11 ).

2. Ácidos grasos omega-3:

Según una investigación, el consumo de alimentos como el salmón, las sardinas, la linaza y las nueces que son ricos en ácidos grasos omega-3 ha mostrado niveles reducidos de grasa hepática y colesterol HDL ( 12 ).

Ver más: Alimentos ricos en omega-3

3. Café:

El café no solo nos da energía sino que también protege nuestro hígado del daño. La investigación dice que el café puede mejorar el metabolismo en el cuerpo y reduce los depósitos de grasa en el hígado ( 13 ).

4. Verduras enteras:

Incluir muchas verduras como la col rizada, el brócoli, las coles de Bruselas y las espinacas puede ayudar a prevenir la acumulación de grasa en el hígado.

5. Soja y tofu:

La soja y sus productos como el tofu son ricos en proteínas y bajos en grasas, lo que puede reducir la acumulación de grasa en el hígado y equilibrar los niveles de su perfil de lípidos.

6. Granos integrales:

Incluya muchos granos enteros como la avena, que energizan su cuerpo y mantienen su peso corporal con su rico contenido de fibra dietética.

7. Alimentos con vitamina E:

Los estudios demuestran que comer alimentos ricos en vitamina E como semillas de girasol, almendras, espinacas, brócoli, cereales fortificados, etc.puede reducir la gravedad del hígado graso no alcohólico ( 14 ).

NOTA:Se sabe que los pacientes que consumen alimentos o suplementos de vitamina E para el hígado graso durante aproximadamente dos años pueden tener un mayor riesgo de resistencia a la insulina. Por favor, hable con su médico antes de incluir esta vitamina en su dieta.

Ver también: Dieta adecuada para el hígado graso

Comidas que se deben evitar:

Aquí hay una lista de alimentos a los que debe decir NO cuando tiene hígado graso:

1. Alimentos cargados de azúcar y procesados:

Reduzca el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar como helados, refrescos, jugos de frutas envasados, productos horneados, etc., que pueden aumentar los niveles de azúcar en la sangre y terminar como depósitos de grasa en el hígado.

2. Alcohol:

La causa única y más peligrosa de AFLD es el alcohol. Entonces, si es un bebedor habitual, es hora de poner fin a esto y salvar su vida de afecciones potencialmente mortales como la cirrosis hepática.

3. Alimentos con alto contenido de sal:

Comer alimentos con alto contenido de sal puede aumentar el riesgo de aumento de peso y provocar obesidad, una causa común de hígado graso.

4. Grasas saturadas:

Las carnes grasas como la res, el cerdo, el cordero, las carnes empaquetadas y el pollo oscuro contienen altas cantidades de grasas saturadas o malas, que pueden aumentar la acumulación de grasa en el hígado. En su lugar, opte por carnes magras como el pescado, que son ricas en ácidos grasos Omega-3.

¿Cuándo debe consultar al médico por hígado graso?

Si le dicen que tiene enfermedad del hígado graso, el médico le sugerirá un estilo de vida y un cambio de dieta estrictos. Como no existe un medicamento aprobado para el hígado graso, debe prestar atención a su ingesta de alimentos y mantener un peso saludable para mantener la condición bajo control.

Incluso después de seguir este plan, si nota muy poca o ninguna mejora, debe consultar a un médico que pueda sugerirle una tabla de dieta o recetarle algún medicamento relacionado.

¡Así que amigos! Con estos remedios caseros para tratar el hígado graso, puede restaurar la normalidad en su vida. Estos tratamientos naturales pueden reducir o, a veces, revertir la afección, según el grado del problema, la edad y el estado general de salud. ¡Recuerde que en una enfermedad como el hígado graso, la autodisciplina y la determinación son la clave para recuperar su buena salud!

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD:Este artículo no proporciona ningún consejo médico y está destinado únicamente a fines informativos. No debe tratarse como un sustituto del asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional.

Preguntas frecuentes:

1. ¿Es peligroso el hígado graso?

La respuesta depende del grado de enfermedad del hígado graso. Si es de grado 1 o de grado 2, donde tiene depósitos de grasa en el hígado, con o sin inflamación, es posible que el problema no presente ningún riesgo inmediato para la salud. Sin embargo, la negligencia puede progresar en estos grados a 3 o 4, que son difíciles de revertir y, en última instancia, pueden conducir a una falla orgánica.

2. ¿Cuánto alcohol puede provocar la enfermedad del hígado graso alcohólico?

Según la Asociación Estadounidense para el Estudio de Enfermedades Hepáticas (AASLD), los hombres que consumen más de 21 bebidas por semana y las mujeres que consumen más de 14 bebidas por semana tienen un alto riesgo de ser víctimas de AFLD. En resumen, cuanto mayor sea la cantidad de alcohol y más tiempo lo consumas, ¡más graves serán tus síntomas de hígado graso!

3. ¿Puede la cirugía para bajar de peso tratar la enfermedad del hígado graso?

¡Si! La investigación ha confirmado que los pacientes que perdieron peso sustancialmente a través de la cirugía bariátrica han tenido una buena mejora en NAFLD ( 15 ). Los médicos afirman que, al combatir la obesidad, estos tratamientos para bajar de peso actúan como herramientas importantes para prevenir los casos de enfermedades hepáticas peligrosas como el hígado graso. Sin embargo, las recomendaciones para el mismo se harán caso por caso después de considerar una serie de factores como el estado de salud, la edad, etc. del paciente.